QUILMES, ante disturbios callejeros la policía huye tras los piedrazos

Avatar Pedro Espinosa | 23 enero, 2018 24 Views 0 Likes

24 Views

Papelón ciudadano, una vez más la policía huye tras los piedrazo de un grupo de chicos revoltosos y una madre envalentonada queriendo pegarle a la policía, en el vídeo que presentamos queda a las claras que este es un mal ciudadano que los argentinos debemos resolver en forma urgente si es que queremos vivir en una comunidad educada, correcta, ordenada y bien nacida.

Vale destacar que el video es una muestra de la actitud de un grueso de la sociedad que supimos construir, sin lugar a dudas esta es una herencia, del cual la ciudadanía de bien lo ha permitido, los políticos la han construido y la policía, jueces y fiscales se han aprovechado, en singular somos todos partes del problema, cuál problema, que son miles de niños sometidos a una vida de barbarie, que desde que nacen comienzan a ser escudos de las manifestaciones de sus adultos, veamos en las tomas de propiedades privadas y estatales, en los cortes de calles y manifestaciones de todo tipo, que las mujeres son primeros con sus hijos, exponiéndose a situaciones límites de peligro como escudos humanos.

Estos niños se fueron criando en la violencia, en la promiscuidad y abandono, y si cada uno de nosotros miramos en nuestros barrios veremos que la mayoría de esta gente es parte de alguna organización política, también busquemos en nuestras memorias en que época comenzaron a aparecer los quioscos de drogas en el barrio, y quienes fueron los primeros que entraron en desgracia, ser Clientes, en consumir y vender posteriormente, barrios tranquilos se transformaron en zonas peligrosas, con la maldita desgracia de observar a esos niños que vimos crecer, en personas desorientadas, robando para comprar el maldito paco y procreando más personitas que se crían en el despojo, no sé en el suyo pero en mi caso, todos estos puntos unidos me llevan a uno solo, una máquina infernal de fabricar dinero, con clientes diarios que si no tienen la plata, la roban y listo, suman más de 500 mil paqueros en el conurbano bonaerense, y aquí aparece su pregunta ¿porque la policía no hace nada? ¿Por qué entran por una puerta y salen por otra? O la otra ¿porque no los meten preso a los que están rompiendo vidrios de propiedades privadas, incendiando volquetes, autos, o rompiendo patrulleros etc.? ¿Quiénes los protegen? Sera que si van preso, se les baja la recaudación de la venta de droga, partiendo que el paco se consume más que el cigarrillo, un fumador puede consumir entre 20 a 40 cigarrillos por día, en cambio con el paco consumen un promedio de 100 por día, la recaudación realmente es extraordinaria.  

Pero esto es apenas un punto del porque esta máquina infernal se transformó en un gran sistema que comenzó a opera en los barrios más humildes, adquiriendo bases sólidas para luego extenderse a las otras clase sociales, pero los primeros son más serviles, y han demostrados ser capaces de generar situaciones hostiles a granel a bajo costo y más aún cuando se les ofrece protección, podemos observar en cualquier manifestación, esa máquina aceitada que funciona a la mil maravilla, alguien aprieta el botón y todos saben que hacer, como en las emergencias, primero los niños y las mujeres, con consigna de derechos humanos, “son menores” “a las mujeres no se las puede tocar” “estos es discriminación” “nosotros somos el pueblo y tenemos derechos”, claro, el resto de la sociedad no son el pueblo. Todo esto es utilizado con violencia a los efectos de generar un centro de atención mientras que otro grupo opera en el descarte de pruebas o arrebata lo que defiende y el cierre es pasar la violencia en acción, apedrear a la policía, hacerlos correr, es por ello que los patrulleros son los primeros afectados, romperlos o prenderlos fuego, hasta la lluvia de cascotes parece organizada, como misiles dirigidos a puntos pre establecidos, logrando el cometido, la policía huye despavorida, quedando los revoltosos como los grandes triunfadores y a los gritos a estos inútiles los echamos cuando queremos, los que mandamos somos nosotros, mientras que la policía queda humillada y por más que le digan a los demás ciudadanos que no pudieron actuar porque había niños y mujeres, queda en tontas escusas, otro desorden que no supieron impedir.

Lo más triste es que estas manifestaciones de falso poder, generan en esta gente “orgullo”, entusiasmando y haciendo escuela para los más chicos, escuela del abuso, de la falta de respeto, del vandalismo, de apropiarse de lo ajeno, del no aceptar las normas sociales, y de escupir a la autoridad, la libertad de hacer lo que se les canta sin importar el daño que se causa.

La sociedad Argentina está en el horno si sigue alimentando estos hechos, no tendremos paz ni seguridad.

El Vídeo muestra lo que sucedió hace unos días en la Costanera de Quilmes, una moto en infracción sería trasladada al corralón de tránsito, lo mismo que nos pasa a cualquier vecino, si estoy en falta tengo que pagarla, pero lo importante es el contexto de la situación, zona que es usufructuada por miles de ciudadanos de distintos extractos sociales que quiere disfrutar de un lugar de verde bajo la arboleda y a orillas del río de la plata, de aquí un grupo de chicos se agarra con la policía y los echa del lugar, que situación para el resto de las familias que nada de revoltoso tienen quedándose solos con esta gente.

Creditos del Video: 5 QUILMES TV


Comments

This post currently has no responses.

Leave a Reply